Reto de los 21 días: Cambiar hábitos para empezar una vida más saludable

Reto de los 21 días: Cambiar hábitos para empezar una vida más saludable

En la década de los 60, Maxwell Maltz, cirujano plástico de la Universidad de Columbia, comenzó a ver que existía un patrón de conducta entre sus pacientes. Por un lado, los que sufrían alguna amputación tardaban 21 días en dejar de sentir la conocida “sensación fantasma” después de la pérdida de una extremidad; y por otro, a las personas que modificaba algún rasgo del rostro, les llevaba también 21 días en acostumbrarse a su nuevo aspecto.
A partir de ahí inició un estudio en donde determinó que sus pacientes se demoraban 21 días en crear un nuevo hábito. Y estas sensaciones no las aplicaba únicamente a la parte física sino también en la parte emocional, como la pérdida de un ser querido, cambio de casa o el reto de un nuevo empleo, entre otros.
Entonces, ¿solo necesitamos 21 días para adquirir un hábito nuevo? No es tan sencillo, pues debemos partir de la base en la que todos somos diferentes, por lo que quizás a algunos les funcione el reto de los 21 días y otros necesitarán más tiempo para interiorizar el nuevo hábito. Aunque lo más importante aquí es adquirir un compromiso, esforzarnos por conseguirlo y encontrar esa motivación extra sin la que no tendremos éxito.

Pero cómo crear unos nuevos hábitos y no morir en el intento

Puedes aplicar estos dos pasos:

1-Empieza con un nuevo hábito a la vez: Cambiar nuestra rutina puede ser lo más complicado y frustrante a la hora de querer empezar a tener una vida más saludable. Por eso es muy importante que lo que elijamos cambiar o mejorar sea algo que nos entusiasme.
• Si vivimos en un piso alto, subamos por las escaleras una vez al día, dejemos descansar al ascensor.
• Levantarnos 15 minutos antes y salir a correr puede ser nuestro objetivo.
• Tomar al menos dos vasos de agua al día. Una ayudita para cumplir este objetivo es tener siempre una botella de
agua cerca. Nada de excusas de no poder levantarnos.
Opciones como las anteriores podemos encontrar miles y aunque parezcan insignificantes pueden mejorar nuestro cuerpo y mente.
2-No vale desanimarse a la primera de cambio: No aceptamos excusas de se me olvidó; Hoy no puedo hacerlo; Empiezo de nuevo la semana entrante… Como dijimos arriba la motivación y las ganas serán el motor de conseguir lo que nos propongamos. ¡Sí se puede!
Una vez que hayas elegido un nuevo hábito y puesto en práctica durante mínimo 21 días seguidos, mide tus resultados. Detente a pensar si tu nueva rutina la sigues haciendo porque es un deber o si ya tu cuerpo la va asimilando como algo que necesita y que le hace bien.

Ahora sí, estamos preparados. ¿Qué hábito vas a elegir y cuando vas a empezar a ponerlo en práctica? Queremos saberlo.

Ningún comentario

Escribe un comentario

Referidos en Línea




Datos del Asociado

Datos del Referido